La protección de una marca

Septiembre 2019


Compartir en las redes sociales
Facebook Twitter Google + LinkedIn


Una marca es un signo que permite identificar ciertos productos y servicios con los que fabrica o suministra una persona o empresa (art. 4 Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas). Por consiguiente, contribuye a diferenciar los productos y servicios de los de la competencia. Las marcas constituyen un activo empresarial muy valioso, con enormes efectos en el éxito de un negocio y clave para una mayor competitividad de la empresa.


De acuerdo con el art. 34.1 Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas, el registro de una marca otorga a la empresa derechos de propiedad exclusiva. Confiere a su titular el derecho a impedir que terceros puedan utilizar la marca, es decir, el derecho a excluir a otros de su uso y explotación.  El registro también implica el derecho a impedir a los competidores que puedan hacer o copiar los productos del titular registrados bajo la marca, infringiendo los derechos exclusivos de su titular.


Es normal que las marcas evolucionen y su diseño se vea alterado. Esto suele ocurrir cuando se trata de marcas gráficas o mixtas. Cuando hablamos de pequeños cambios no sustanciales en el logo no es necesario registrar de nuevo la marca. No obstante, en casos de alteraciones sustanciales, éstas pueden dar lugar a una marca que pueda considerarse distinta de la originaria.

Si la marca evolucionada tiene sustantividad propia como para ser considerada distinta de la registrada, es conveniente su registro. El titular de la marca debe asegurarse de que cualquier signo que emplee en el tráfico económico esté debidamente protegido. Debemos recordar que la Ley de Marcas establece en su artículo 2.1 el principio de registro por el que, salvo en determinados supuestos como puede ser el caso de marcas renombradas y notorias, la Ley sólo confiere protección a las marcas registradas. Si el signo derivado es muy distinto a la marca registrada, quedará excluido de esa protección.


Otro ejemplo de cambio sustancial en las marcas se da en aquellos casos en los que, por motivos legales, lingüísticos o culturales, una marca posee una denominación diferente en función del país en el que se comercialice. Esto da lugar a que dicha marca deba registrarse con la nueva denominación, en aras de garantizar su protección.


Algunos casos significativos de este fenómeno son los siguientes:

                                                    


 


 

Dado el valor de las marcas y la importancia que una marca puede tener para el éxito de un producto en el mercado, es crucial asegurarse de que está registrada en el mercado o mercados pertinentes.

Desde CASAS ASIN aconsejamos siempre el registro de la marca, ya que esta es la mejor vía para garantizar su protección y asegurarnos que terceros no puedan apropiarse de este activo intangible tan valioso para las empresas.


ACTIVIDAD EN LAS REDES SOCIALES

 

 

 

 

 

 

©2019 Casas Asin S.L. Todos los derechos reservados